“Desde el año 2009 que venimos presentando el proyecto, lamentablemente no hemos conseguido el número de votos necesarios para sancionarlo, pero me parece que esa es la solución. Encontrar una norma que prohíba de manera eficiente esa conducta y encontrar en el Estado un accionar de control”, expresó Martín Ocampo sobre la iniciativa que intentará aprobar el Gobierno porteño en la Legislatura.

Ocampo explicó las dificultades que presenta la actualidad normativa, porque “hay que probar en cada causa la existencia de dinero y eso es imposible para cualquier fiscal”.

El funcionario relacionó esta problemática inicial con la imposibilidad de avances en las causas contra trapitos, las que según Ocampo “terminan archivadas en un 99% de los casos”.

“Volveremos a insistir con el proyecto que busca terminar con los trapitos. El espacio es de todos y ese es el gran concepto de la vida en comunidad en una gran urbe. Desde la venta callejera, el trapito, el descuido de la higiene urbana, o la vandalización de los bienes del Estado, son conductas que conspiran contra ello”, explicó.

Hay una conducta individual y social sobre el espacio público que tenemos mirar los porteños y los argentinos, para que deje ser un lugar de tránsito y sea de convivencia”, remarcó Ocampo, y anticipó que de concretarse la aprobación del proyecto, las fuerzas policiales podrán intervenir de acuerdo a la norma.

En cuanto al avance de los manteros en algunas zonas comerciales de la Ciudad, el funcionario porteño hizo foco en Radio Del Plata en la magnitud del negocio ilegal que excede ya la simple ocupación del espacio público.

“Si tomas el movimiento económico es muy grande, incluso los fiscales de la ciudad están investigando estas conductas por la violación a la ley penal tributaria porque los montos que se mueven son importantísimos”, completó.

Audio de la entrevista

Miércoles 27 de enero de 2016

Fuente Gustavo Sylvestre