La línea que une Constitución con Retiro inició pasadas las 11 su servicio tras estar más de 6 horas paralizada por una medida de fuerza gremial en reclamo de mayor seguridad y la incorporación de al menos 350 trabajadores en distintos sectores del servicio. El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, dijo que la medida es “injustificable” y anunció que los denunciará ante la Subsecretaría de Trabajo.

“Es el mismo conflicto por el que hace dos semanas estuvo interrumpida la línea B, vinculado al faltante de 350 trabajadores en toda la red en lo que llamamos el sector comercial que incluyen boleteros, auxiliares y peones”, explicó a Télam el delegado Facundo Ayala.

El gremialista agregó que reclaman por “mayor seguridad”, especialmente en las boleterías, y por la “actualización de nuestro sistema de recarga ya que quedó obsoleto por la masividad de la tarjeta SUBE porque es lento y no entrega comprobante tanto al pasajero como al trabajador de la carga”.

La medida comenzó alrededor de las 5 cuando varios empleados se arrojaron a las vías en la segunda estación, para evitar la salida de las formaciones que transportan a 150 mil usuarios cada día.

Metrovías, empresa concesionaria del servicio, indicó que “la realización de esta medida sorpresiva es absolutamente irracional e injustificada dado que se encuentra abierta una mesa de negociación en el ámbito de la Subsecretaría de Trabajo de la Ciudad, en la cual participan miembros de Metrovías, SBASE y AGTSyP”.

En la misma línea, para Rodríguez Larreta, el paro “es inadmisible”. “Hasta hasta ayer hubo conversaciones y, según nuestra consideración, está avanzando en la buena dirección”, sostuvo y anticipó que van a denunciar a los gremialistas ante la Subsecretaría de Transporte.

Fuente Página 12 Últimas Noticias